ÍndiceÍndice  FAQFAQ  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Ulrich y Anna

Ir abajo 
AutorMensaje
AoshiSVyM
VII
VII
avatar

Cantidad de envíos : 178
Fecha de inscripción : 15/02/2009

MensajeTema: Ulrich y Anna   Vie Feb 20, 2009 9:04 am

Ulrich era hijo de mercaderes. Su padre era un hombre de gondor, su madre era una mujer guerrera de Rohan, sin embargo sus primeros años de vida los paso con su tía en la ciudadela de Gondor por lo que Ulrich es gondoriano de corazón a pesar del linaje de su madre. Se educó y crió en la ciudad hasta que su tía enfermo gravemente y tuvo que acompañar a sus padres en sus rutas comerciales. A los 6 años tuvo una hermana, Anna. Ella era una criatura hermosa, de pelo cobrizo como su madre y resplandecientes ojos verdes. Ulrich se enamoró de ella inmediatamente y adoptó su papel de guardían desde el primer día.
Pasaron 2 años y la familia vivió feliz, aunque modesta. Viajando por temporadas de una ciudad a otra. O al menos asi lo recuerda Ulrich hasta el día en que fueron emboscados y atacados por nefastos orcos. Eran un numero considerable. Les superaban en demasía, no había opcion, había que huir.

Tu padre apuraba a los caballos, pero estos no estaban hechos para soportar la presion, tan solo eran animales de tiro. El terror se apodero de todos cuando una flecha orca voló y se clavó en la espalda de tu padre. Las riendas se soltaron y tu madre no podía reaccionar presa del miedo. Tu sólo tenías 9 años pero sentiste una oleada de valor y determinación al ver a tu hermana. Era como si la pequeña criatura de 2 años insuflara energía en ti. Te levantaste y trataste de tomar el control del carro saltando sobre el lomo de uno de los animales. A pesar de tu coraje, te faltaban las fuerzas para controlar a los caballos, solo pudiste cambiar su curso hacia el río.
Los orcos a su alrededor eran como animales insasiables. COrrían sin descanso a vuestro alrededor gritando, aullando y rugiendo. Lanzaban palabras amenazande e insultos impíos, haciendo promesas de las cosas horrendas que les harían si ponían sus manos sobre ustedes.
Entonces uno de ellos salto sobre la carreta a pocos pasos de tu hermana. Tu te volviste loco de terror y furia y sin pensartelo dos veces te abalanzaste sobre la amenazante criatura. Con el movimiento de la carreta, la estabilidad que se podía tener sobre ella era muy escasa y el orco no pudo resistir tu carga y callo rodando de ella. Pero otros 3 se acercaban peligrosamente. Saltaron sobre los caballos y la silla del conductor donde estaba tu padre inconsiente y tu madre horrorizada. Uno de ellos descargo un golpe brutal que alcanzo el hombro de ella y esta dejo escapar un alarido de dolor mientras caía sobre la espalda de tu padre aparentemente muerta. La sangre chorreaba a borbotones.
Entonces un movimiento brusco movio la carreta. Los caballos se habían girado al llegar al río y ahora corrían por la costa siguiendo la dirección del caudal. El orco que había cortado a tu madre se acerco a ti y tu hermana, sonriente, con unos dientes que revelaban colmillos amarillos y afilados como dagas. Tomaste a tu hermana en brazos y sin pensarlo te arrojaste de la carreta al río.
Los orcos no pudieron seguirte y lograste escapar.
Siguiendo la corriente del río llegaste a Lond Daer, una bahía portuaria de lo que alguna vez había sido una gran ciudad y que ahora solo quedaban ruinas y un pequeño pueblo de pescadores. Aun asi, los barcos eran frecuentes y la ciudad servía de punto medio entre Puertos Grises y Pelargir.
Desde pequeño tuviste que aprender a ganarte la vida. Buscabas trabajos honestos de cualquier tipo, desde mozalbete de los establos hasta ayudante en el puerto, cualquier cosa que te permitiera unas monedas de forma honesta para mantenerte a ti y tu hermana.

Debía ser de modo honesto porque esa era la forma que te había enseñado tu padre y ahora mas que nunca honrabas su memoria. Poseías el orgullo gondoriano, un sentido del honor que te impedía buscar medios mas bajos para ganarte el sustento. A los 13 años decidiste abandonar el pueblo para buscar oportunidades mejores y te marchaste con tu hermana al norte. Allí conociste a Galforth, un montaraz que escuchó tu historia y decidió enseñarte una nueva forma de vida. Vivian al aire libre buscando refugio día a día, cazaban de lo que les daba la naturaleza y cuando les llegaban noticias de avistamientos de patrullas orcas, las exterminaban sin piedad. A los 20 años Galforth dijo que tu entrenamiento había terminado, que ahora debias buscar tu camino por ti mismo y te dio noticios de que en los alrededores de Bree estaba ocurriendo cosas extrañas. No sabía de que naturaleza eran, pero había que investigar. Se marchó diciendo que se dirigiría mas al norte, que el tambien tenía asuntos que atender.

Tu y tu hermana se dirigieron hacia Bree a averiguar que estaba pasando y si su gente necesitaba de vuestra ayuda.
Volver arriba Ir abajo
 
Ulrich y Anna
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
CLAN D&D :: Historias de Bardos :: Bolso de Viaje-
Cambiar a: